soycristiano

Recursos

El origen de las Jornadas Mundiales de la Juventud


Todo comenzó en el año 1984, Año Santo de la Redención, cuando el papa Juan Pablo II decidió que una cruz debía estar cerca del altar mayor de la basílica de San Pedro. Entonces fue instalada una gran cruz de madera, de una altura de 3,8 m.

Al final de dicho año, tras cerrar la Puerta Santa, el Papa entregó esa misma cruz a la juventud del mundo, representada por los jóvenes del Centro Internacional Juvenil San Lorenzo en Roma. Éstas fueron sus palabras: 

Queridos jóvenes, al clausurar el Año Santo os confío el signo de este Año Jubilar: ¡la Cruz de Cristo! Llevadla por el mundo como signo del amor del Señor Jesús a la humanidad y anunciad a todos que sólo en Cristo muerto y resucitado hay salvación y redención” (Roma, 22 de abril de 1984)

Los jóvenes acogieron el deseo del Santo Padre. Se llevaron la cruz al Centro San Lorenzo, que se convertiría en su morada habitual durante los períodos en los que aquélla no estuviera peregrinando por el mundo. La Cruz del Año Santo hizo su primera peregrinación en el mes de julio, trasladándose a Múnich, Alemania, para el Katholikentag (Jornada de los Católicos). En la celebración eucarística conclusiva en el estadio de la ciudad, con 120.000 personas presentes, la Cruz estaba cerca del altar, desde donde todos la podían ver.

Durante el año 1984, los jóvenes llevaron la Cruz a Lourdes, Paray-le-Monial y a otras localidades de Francia, y fueron a Alemania en tres ocasiones. Al escuchar esta noticia, el Papa dijo: “La tienen que llevar también a Praga, al cardenal Tomasek”.

En el mes de enero de 1985, en respuesta a la petición del Santo Padre, un grupo de jóvenes alemanes llevó la Cruz a Praga. El año 1985 fue proclamado por la ONU Año Internacional de la Juventud; en el Domingo de Ramos participaron más de 300.000 jóvenes al encuentro con el Santo Padre en la plaza de San Pedro, y la Cruz estaba con ellos. 

Aquel año, la Cruz fue llevada a diversos países de Europa: Italia, Francia, Luxemburgo, Irlanda, Escocia, Malta y Alemania; en cada uno de estos lugares la Cruz, llevada en peregrinación, fue protagonista del Vía Crucis por las calles de las ciudades y participó en diversos encuentros juveniles. 

En el mes de diciembre de 1985 el papa Juan Pablo II anunció que a partir del siguiente Domingo de Ramos tendría lugar cada año una Jornada Mundial de la Juventud. A partir de 1986, las Jornadas Mundiales de la Juventud se celebrarían cada año a nivel diocesano. Desde el año 1987, con una periodicidad de dos a tres años, se han ido celebrando encuentros mundiales de jóvenes con el Papa en diversos países del mundo.

Por otro lado, cabe destacar que la cruz es conocida como la “Cruz del Año Santo”, la “Cruz del Jubileo”, la “Cruz de las JMJ”, la “Cruz peregrina”; o la “Cruz de los jóvenes”, debido a que ha sido entregada a los jóvenes para que la llevasen por todo el mundo, a todos los lugares y en todo tiempo.

Si tienes curiosidad de saber a que a estado dedicada cada una de las Jornadas Mundiales de la Juventud, en que parte del mundo se han celebrado y las palabras y oraciones que nos han dedicado cada uno de los Papas en cada ocasión sólo tienes que seguir este enlace.